miércoles, 28 de mayo de 2008

Un Secuestro:

Eran hacía las doce de la noche del viernes, los dos chicos salían del cine. El chico pidió a la chica si podían pasar por el campo de fútbol y beber agua en la fuente. La chica acepto por que la fuente le venía de camino a casa. Mientras el chico estaba bebiendo apareció una sombra por detrás que primer golpeo a la chica y después golpeo el chico de tal manera que los dos cayeron a tierra sin conocimiento. A la mañana siguiente encontraron el chico con un fuerte golpe en la cabeza que se izo al caer provocado por el golpe que le izo el agresor. Encima del cuerpo encontraron una pequeña carta donde ponía que si querían volver a ver a la chica tenían que pagar 30.000 euros si querían volver a verla con vida. En al carta también ponían que el sábado día 31 de mayo tendrían que llevar el dinero a la iglesia de Espluga de Cuberes y la persona que la tendrían que llevar era el hermano de la secuestrada.

El día 31 de mayo el hermano seguido las instrucciones del secuestrador. Dos días más encontraron a la chica en medio de un bosque. La chica estaba desnuda con marcas de abusos sexuales, casi moribunda y con un cuchillo clavado en la espalda. En la mano, la chica tenía una carta donde ponía: “Si la habéis encontrado muerta es por que sois muy lentos buscando a la gente.”