miércoles, 28 de mayo de 2008

Un secuestro

Éramos un grupo de amigos que quedábamos cada lunes, miércoles y viernes para hacer un partido de futbol. Un día estábamos esperando que llegara Pedro, esperamos unos 20 minutos y en vista que no llegaba le llamamos al móvil, no nos salió el, sino una voz ronca que decía “vuestro amigo Pedro lo hemos secuestrado si lo queréis vivo me tendréis que dar 20 mil €”, nos quedamos parados, no sabíamos que hacer si irnos corriendo para casa y escondernos para que no nos vinieran a buscar o llamar a la policía o decírselo a sus padres.

Fuimos a camisería, les contamos todo lo que sabíamos. La policía nos pidió el numero de teléfono de sus padres,… y nos dijeron que sobretodo si nos llamase Pedro que no lo cogiésemos que nos podrían estar vigilando.

Empezamos a buscar por todos sitios de la ciudad y los alrededores. Sospechamos de una cabaña que estaba a las afueras de la ciudad. La rodeamos, llamamos a la policía, vino enseguida, entraron dentro y allí se encontraron a Pedro y los dos secuestradores.

La policía interrogo a los secuestradores y los pusieron en prisión. Pedro y sus padres tardaron unas semanas en recuperarse del susto. Después todo volvió a ser igual.