lunes, 24 de septiembre de 2007

El silencio de la noche se rompió con el seco sonido de un disparo...

Eran las 2 de la madrugada aproximadamente, y yo ese día me había quedado a dormir con unas amigas en la casa que Ana tiene en una urbanización en la orilla del lago de San Antonio para celebrar su cumpleaños. Por la tarde habíamos hecho una fiesta donde estuvimos todo el rato jugando y riendo y por la noche pensábamos salir a dar una vuelta por los alrededores pero como empezó a chispear y estábamos muy cansadas nos quedamos en casa.Allí empezamos a jugar al escondite, a arrancar cebollas y finalmente a la gallinita ciega.
Llevábamos más de 10 minutos jugando a la gallinita cuando, mientras estaba parando yo y todas mis amigas estaban escondidas en silencio, escuchamos el seco sonido de un disparo.Fue un sonido muy impactante para todas nosotras y que nos dejó boquiabiertas y con la piel de gallina. Nosotras esperábamos que se oyesen más disparos pero fue un único disparo.Al cabo de unos cinco minutos decidimos salir todas al exterior para ver lo que había ocurrido, aunque un profundo miedo nos recorría por el cuerpo e íbamos todas cogidas de las manos para atenuar el miedo. Fuimos por el camino que conducía hasta el pueblo pero no vimos nada extraño ni nadie, aunque temíamos que alguien nos pudiera dar un gran susto. Al ver que no había nada de raro decidimos volver a casa pero justo antes de entrar por la puerta nos percatamos de que en la casa del lado había una luz abierta en el piso superior que correspondía a la habitación donde dormía el dueño de la casa.
Poca gente había visto a ese señor porque sólo salía de su casa para ir a comprar los miércoles al mercado del pueblo. Hacía 9 años que se había muerto su mujer y desde entonces todo había cambiado: ya no era el mismo, apenas se relacionaba con la sociedad y había dejado de asistir a las reuniones de la asociación de vecinos de esa urbanización ya que le había dicho al presidente que cualquier propuesta que se aceptaba estaba conforme con ella.Pero no le dimos mayor importancia a esto y nos fuimos a dormir.
Pero nuestra sorpresa fue al amanecer al día siguiente cuando vimos que aún estaba abierta la luz del vecino. Entonces cuando llegó el padre de nuestra amiga a buscarnos le contamos todo lo ocurrido y él decidió tocar al timbre del vecino para saber si estaba en su interior. Nadie contestó. Lo volvió a intentar unas cuantas veces más hasta que determinó llamar a la policía para informarles de todo lo que había pasado la noche anterior.Cuando la policía llegó al lugar volvió a llamar al timbre y al ver que nadie contestaba entraron forzando la puerta. Al piso inferior no había nadie pero cuando subieron al piso superior se percataron de que la puerta de la habitación de la luz encendida estaba cerrada con llave por dentro y la ventana también, así que tuvieron que romper el paño para poder entrar y…
En la cama yacía el cuerpo del dueño de la casa muerto y con una herida de bala en la sien. En un principio se pensó que había decidido poner fin a su vida y se había disparado él mismo pero el asombro de todos los policías fue que no encontraron el arma y nadie había podido salir al exterior ya que la puerta y la ventana estaban cerradas desde dentro. Tampoco se encontraron huellas de otra persona y nunca se supo que había ocurrido con el arma y donde se hallaba.

6 comentarios:

laiona kara mona dijo...

meha parecido un buen argumento con un buen desarrollo de la narración

ursula xonda

ardi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sk8 or Die dijo...

lago de san Antonio...hablame en catalán...
jugar a la gallinita ciega y a arrancar cebollas... ajaj

bueno la mia està peor... que vaia bien

david_30 dijo...

no esta mal

ardi dijo...

Se parece a un capitulo del detective Conan.
=)

Pero esta bien escrita.

Teresa dijo...

Úrsula:
A mí también me parece bien. Un poco previsible pero muy bien redactada.
Hay un par de faltas de ortografía (qué y dónde interrogativos llevan tilde)y algún dequeísmo (nada raro y NO nada de raro)
En conclusión, tienes facilidad para redactar y para otros trabajos deberías probar cosas más originales (por ejemplo, en este texto, en vez de seguir un orden cronológico podías haber simultaneado el momento en que os asustáis con el disparo y la visión de la habitación con el cadáver)